lunes, 11 de agosto de 2008

Toda teoría debe conllevar una práctica. En Internet, la teoría suele ser de usar y tirar, se consume como se consumen los condones.

La comunicación en la red es una comunicación muy limitada, hace muy complicada la aparición de proyectos reales por numerosas causas: la distancia, la inexistencia de lazos comunicativos reales (no conoces a las otras personas), la personalidad virtual que poco tiene que ver con la persona en muchos casos, topos, etcétera, etcétera.

Internet no es real. Los espacios de lucha virtuales no son espacios de lucha. Internet separa de la realidad y, por ende, de uno mismo.

Internet puede ser útil en ocasiones, muy contadas. No puede olvidarse que la verdad está ahí fuera.

No existe espacio más mediatizado que Internet.


Todo lo que hay en la red es pura palabrería.
Por supuesto, este blog también.

2 comentarios:

Capitán Ahab dijo...

Se trataba de perseguir al Leviatán. A ese gigante. Hasta que te das cuenta de que no está delante tuya, huyendo. Tampoco detrás, persiguiéndote.

Está por todas partes.
No puedes cazarlo. Ni tampoco huir.
Sólo puedes sentarte y esperar.
Sólo puedes perderte entre las sombras de los bosques más espesos y rogarle que se olvide de ti.

Y, en fin. Esperar a que se muera de viejo.

Pero chico, clávale todos los arpones que quieras. Ojalá sean muchos.
No lo matarás pero podrás decir que lo hiciste.

Eh, tíos. Yo le clavé esa a Moby Dick.

Josemi dijo...

Chiste:
Se ven dos amigos y uno le dice al otro:
"Cómo va?"
"Pues mira, era impotente, me han operado y me han puesto una trompa de elefante"
"Y qué tal?"
"Bién, pero cuando como cacahuetes me los mete por el culo"
Juas,juas,juas,juas,juas y rejuas.